Ichiban, un japonés moderno

Hace unas semanas fuimos a cenar a un japonés del que habíamos oído hablar mucho: Ichiban. Muchos nos habían dicho que es de los mejores japoneses de Santiago, y no se equivocaron.

Conocemos varios restaurantes japoneses y, aunque hay dos que nos encantan (Kintaro e Izakaya Yoko), en general suelen tener poca personalidad, los makis con mucho aguacate y poco auténticos.

Ichiban nos sorprendió para bien. El ambiente, nada que ver con los anteriormente citados. Se encuentra en la comuna de Vitacura, y es un poco más sofisticado, aunque manteniendo ese toque informal que tanto me gusta. Me encanta ir a restaurantes con ambiente pero informales.

En cuanto a la comida, la podríamos definir como japonesa moderna: todos sus makis tienen un punto de sofisticación, aunque también tienen algunos más sencillos como el de atún, que estaba espectacular. Gyozas y sashimi de salmón completaron nuestra cena. Tengo que decir que la calidad del salmón era realmente buena, se deshacía en la boca. Además, tienes una enorme variedad platos como nigiris, temakis (los famosos conos), tallarines, tempuras y arroces.

La presentación de platos era impecable. En cuanto al precio, algo elevado por lo que lo recomiendo para una ocasión especial. Se encuentra en Padre Hurtado Norte, 1521. ¡Recomendación 100%!

Dentro de mi lista gastronómica de to-do´s, está conocer otro japonés del que tengo el presentimiento que se va a convertir en mi favorito. Se trata de Shoo Gun, y por fuera es como una auténtica casa nipona.

Se encuentra en Enrique Foster, 172 (esquina Isidora Goyenechea) y tiene una pinta buenísima. Todas las críticas que he leído son de diez, así que estoy deseando conocerlo.

¿Lo que más me llama la atención? Su aspecto de restaurante japonés tradicional, sin toques modernos ni nada por el estilo. Por fuera parece que te vas a trasladar a una casa en pleno Osaka o Kioto. ¡Es lo que más me gusta!

Muy pronto en Mil Escondites. De momento, te animo a conocer Ichiban, ¡te encantará!

Dirección: Avenida  Padre Hurtado Norte 1521, Vitacura. 
Teléfono:24531793

Playa de Quintay

En el hemisferio sur estamos en pleno verano. Tiempo de terracitas, cócteles y, como no, de playa.

Santiago tiene la suerte de tener muy cerca tanto la playa como la montaña. En verano hay que aprovechar los días de sol para comer pescadito frente al mar y darse un baño en el océano.

El fin de semana decidimos ir a una playa que está a 122 km de la capital: Quintay. Cogiendo la Ruta 68 que lleva a Valparaíso, llegas a este pequeño pueblo de pescadores en el que se construyó la ballenera más importante de Chile.

Quintay se divide en varias zonas: el pueblo, la Caleta, la playa grande y la playa chica. Nada más llegar, fuimos a la Caleta, que es dónde se encuentran los pocos restaurantes del pueblo, además de una escuela de buceo.

Todos los restaurantes están situados en lo alto de la caleta con unas vistas espectaculares al mar. Después de investigar por internet, nos decidimos por el restaurante Pezcadores, ya que habíamos leído buenas críticas y las fotos nos llamaron la atención. Os recomiendo reservar con tiempo ya que al haber poca oferta, se llenan muy rápido.


Como llegamos pronto, empezamos con unas cervezas para ir abriendo boca. La carta es bastante corta por lo que pedimos todo para compartir (nos suele parecer más cómodo y apetecible): ostiones a la parmesana, pastel de jaiba, risotto de camarones y calamares a la romana. La combinación perfecta fue un fresquito Chardonnay y las espectaculares vistas.

La próxima vez que vaya iré al restaurante Miramar, también con buenísima pinta.

Después de comer, no dirigimos a la playa grande. No está muy lejos, pero hay que ir en coche (unos 5 minutos). Cuando llegamos nos sorprendió lo salvaje que era y la poca gente que había para esta época del año, lo que se agradece bastante. La mayoría de las playas cerca de la ciudad suelen estar abarrotadas de gente el fin de semana, pero ésta fue la excepción.

El único inconveniente fue que el agua estaba completamente helada y había unas olas enormes, pero si eres valiente ese no será tu problema. Al estar acostumbrada al agua del mediterráneo, me cuesta bastante bañarme en aguas tan frías ...


Si te apetece desconectar el fin de semana, te recomiendo este pequeño paraíso a hora y media de Santiago. Estoy segura de que te encantará.
I ♥ summer

Black Rock Pub, auténtica cerveza artesanal

Una de las cosas que más me llamó la atención al llegar a Chile fue la gran variedad de cervezas artesanales. Desconocía por completo este mundo, antes era más de cervezas alemanas, belgas o inglesas (y españolas por supuesto), pero nunca había probado las artesanales.

En Santiago existen muchos bares en los que te ofrecen alguna cerveza de esta clase. Las más conocidas son la cerveza Kross, Mestra o Kunstmann. Ahora bien, no hay muchos bares en los que la variedad sea de más de 3.

Investigando, llegué a este pub que presumía de ser "el hogar de grandes cervezas artesanales chilenas". Sin dudarlo, el fin de semana pasado fuimos a probarlo. Se encuentra en la misma Providencia, lo que nos resultó comodísimo al estar al lado de casa, en unas galerías bastante escondido.

Tienen un patio exterior con no más de 5 mesas y nuestra sorpresa fue cuando vimos que estaba lleno de ingleses, grandes conocedores de cervezas. Pueden presumir de tener más de 10 variedades de cervezas artesanales chilenas, lo que nos llamó mucho la atención: Berner, Lenz, MOS o Prima se encuentra entre sus variedades. Además, tienen cervezas de importación como Guiness, Gulden Draak o Heineken.

Por dentro, es pequeño, sin grandes ostentaciones y muy acogedor. Mesas y sillas de madera, una larga barra y alguna que otra televisión. No necesitas nada más.


Tienen cosas para picar típicas de pub como nachos, patatas, nuggets e incluso el famoso fish & chips. La comida no la probamos, pero todo tenía muy buena pinta. ¿Lo mejor? Sus precios. Todas las cervezas artesanales rondan los $2.000 si vas en horario de happy hour (todos los días hasta las 22:00 horas) y la schop de Stella Artois son $1.600, ¡un chollo!

La dirección exacta es Avenida Providencia, 2528 (dentro de unas galerías) y su página web www.theblackrockpub.com.

Otros de mis bares favoritos de Santiago para tomar cervezas artesanales son:

1. Doce Trece: sandwiches buenísimos y amplia gama de cervezas. Más información aquí.

2. Elkika: símbolo de la capital y "lugar de culto para los conocedores de la cerveza".

Os dejo un artículo sobre "La ruta de la cerveza artesanal".

Os comento, además, que Kross celebra su 5º aniversario y ha sacado una edición especial: Kross 5. Una ale fuerte que tiene la particularidad de ser la primera cerveza Chilena madurada en roble además de ser embotellada en un formato de edición limitida.

¡Yo ya tengo la mía! Corre a por la tuya.


Espero que os gusten mis recomendaciones. Pronto, más escondites santiaguinos.

KY Resto Bar

Este fin de semana hemos descubierto sitios nuevos que merecen estar en la lista Mil Escondites. Empezamos por un restaurante al que llevaba tiempo queriendo ir y que la espera ha merecido la pena: KY Resto Bar.

Se trata de un asiático que me recordó a Vietnam Discovery (aquí) en cuanto al concepto: escondido en una calle sin mucho atractivo, con una puerta que no invita a entrar y con ese aspecto de "descuidado" por fuera. Al entrar, sorpresa en toda regla.

Al atravesar una puerta que parece de un garaje exterior, te encuentras con una pequeña terraza con mesas y sillas bajas ambientadas con velas para tomar algo mientras esperas mesa. Al fondo, llegas a un espacio ambiguo en cuanto a decoración se refiere, lo que hace que no puedas dejar de observar todos sus rincones.

Una mezcla de objetos, colores, telas y muebles hacen que no sepas si te encuentras en La India o Tailandia, lo que sí parece es que estás en cualquier otro lugar menos en Chile. ¡Te lo aseguro!.


En cuanto a la comida, predomina la thai. Para empezar, compartimos una tabla de aperitivos, todos buenísimos. De segundo, cada uno se decantó por un plato diferente: pollo al curry, camarones al curry o tallarines pad thai (la especialidad) estaban entre las opciones. Para beber empezamos con unas Austral Calafate y luego un buenísimo vino Carmenere.

Además de la zona de mesas, tienen sofás en los que poder picar algo de forma más informal y una barra para tomarse una copa. Eso sí, el precio es un poco elevado.

Se encuentra en Avenida Perú, 631, y te recomiendo reservar con antelación ya que suele estar lleno. Teléfono (02) 27777245.

Si te apetece sorprender a tus amigos o simplemente quieres conocer algo totalmente diferente, sin duda KY es tu sitio.


Me encanta descubrir estos escondites con tanta personalidad. Santiago está consiguiendo que me enganche cada vez más a ella.

Visita aquí otro de los más sorprendentes restaurantes asiáticos de Santiago. Y ... en el próximo post, os recomendaré un pub escondido en Providencia con personalidad propia en el que degustar una amplia gama de cervezas artesanalas.

¡No te lo pierdas!

El Mundo del Queso

Entre mi lista de restaurantes franceses, Le Bistrot (aquí), Baco (aquí) y Les Assasins (aquí),están entre mis favoritos. Después de sumergirme en el mundo francés de Santiago, tenía ganas de seguir descubriendo más de sus encantos. La gastronomía francesa me encanta, me parece delicada, sofisticada y sobre todo, está buenísima.

Paseando por Providencia, mi marido, gran foodie amateur como yo, descubrió una tienda gourmet francesa que te entra por los ojos nada más verla: El Mundo del Queso.

Somos grandes apasionados del queso y cuando vivíamos en Madrid ya teníamos uno de nuestros sitios preferidos para su degustación. Los que vivís en Madrid podéis verlo pinchando aquí.

En El Mundo de Queso, puedes encontrar más de 80 variedades de queso además de embutidos y una variada gama de foie gras.

Funciona como tienda gourmet y café, por lo que puedes optar por comprar tu selección favorita para preparar una buenísima cena en casa o sentarte en su terraza y disfrutar de sus encantos.

Tienen también sandwiches, ensaladas, sopas y tablas variadas con una selección de sus mejores productos. ¡Tienes que probarlo!


Un buen indicativo de su calidad es que venden a restaurantes como Baco, Le Bistrot, El Jardín de Epicuro o el Hotel W. ¡Ahora sé porque me gustan tanto alguno de estos restaurantes!

El diario La Segunda publicó este artículo hace poco acerca de "La ruta del queso": aquí. Espero poder ir conociendo todos poco a poco.

Diferentes tipos de brie, camembert, tomme, reblochon y un largo etcétera de quesos harán que se te haga la boca agua.

Puedes conocer más sobre esta maravillosa tienda y café gourmet de Providencia visitando su página de Facebook (aquí), en la que publican sus últimas novedades.


Desde ahora, no te hará falta viajar a Francia para poder probar su gastronomía. Se encuentra en Nueva de Lyon, 36. A mis lectores españoles, de los que no me olvido, les dejo este link con una selección de las mejores queserías y restaurantes franceses de Madrid: aquí.

Bon Appétit!

*Fotos sacadas de su página de Facebook.


¡De vuelta en Chile!

Después de unos meses fuera de Chile y alejada de los fogones Santiaguinos, Mil Escondites ha vuelto a la capital andina con ganas de seguir descubriendo sus mejores escondites

La primera parada fue un remember, y es que Santiago tiene muchos restaurantes a los que volvería sin dudarlo. De mi larga lista de restaurantes "a los que repetir", elegimos Ozaki, un restaurante Nikkei del que os hablé hace un tiempo y que me enamoró desde el primer momento.

Qué mejor que un ceviche, tiradito o makis fusión para combatir el calor de la capital. Pedimos todo para compartir, y es que en este tipo de restaurantes es la mejor forma de probar varias cosas.

Un ceviche clásico, unos rolls de atún y queso crema en salsa spicy y unos wan-tan de camarón y cerdo en salsa anticuchero fueron la combinación perfecta. Sin faltar dos Austral Calafate, de mis cervezas favoritas. Reserva en Ozaki para disfrutar de las noches de verano Santiaguinas. Se encuentra en Santa Beatriz, 135, Providencia.


La siguiente parada fue un restaurante Alavés del qué había oído hablar hace tiempo y que tenía apuntado en mi To-Do list: Txoko.

Nada más entrar te trasladas a España, cosa que viviendo tan lejos está muy bien de vez en cuando. Tiene dos ambientes: una barra repleta de pintxos al más puro estilo vasco y la zona de mesas, algo más formal.

Nosotros nos decantamos por la barra y por sus variados pintxos. Además, probamos la tortilla de patata y sus gambas al ajillo. Todo acompañado de dos cañas (cervezas) de Estrella tiradas al más puro estilo español.

Se encuentra en pleno barrio Lastarria, de mis favoritos, así que si decides ir a dar un paseo por ahí, te recomiendo que hagas una parada en Txoko.

Calle Mosqueto, 485. Teléfono 2638 2494.

Mil Escondites ha aterrizado con fuerzas y pronto os recomendará más de sus rincones favoritos.
¡No te lo pierdas!


Kintaro, otro auténtico japonés

Hace unas semanas descubrí otro restaurante japonés 100% recomendable: Kintaro.

Se encuentra en pleno barrio Lastarria y tengo que decir que salí enamorada de él. Decoración muy sencilla, variedad de platos y precios más que asequibles hacen que quieras volver una y otra vez. Además, me sorprendió la rapidez con la que nos atendieron, de diez.

Para empezar e ir abriendo boca, pedimos unas gyozas kintaro de seis unidades, ¡buenísimas!. Seguimos con dos tipos de makis, unos de salmón y otros de atún, y terminamos con unos tallarines yakisoba que estaban espectaculares. Todo esto acompañado de dos cervezas asahi, ¡combinación perfecta!.

Os recomiendo reservar con antelación, ya que cuando llegamos estaban todas las mesas llenas y no paraba de entrar gente preguntando si había sitio, lo que suele ser un buen indicativo.

Se encuentra en la calle Monjitas, justo al lado del metro Bellas Artes y como dicen aquí, es una de las mejores "picadas japonesas" de Santiago, y no les falta razón.

Si te apetece comer buen sushi, en un ambiente relajado e informal y a un precio sorprendete, sin duda Kintaro es tu sitio. Podéis ver la carta completa aquí. Puedes reservar en el (02) 2 638 2448 o a través de http://www.atrapalo.cl.

De momento, ya puedo añadir a mi lista dos restaurantes japoneses 100% tradicionales: Kintaro e Izakaya Yoko, del que os hablé ya hace un tiempo (aquí).

Antes de cenar, y para empezar bien la noche, puedes ir a tomarte un cóctel, copa de vino o cerveza a The Clinic en Monjitas o al Bar Don Rodrigo, en Victoria Subercaseaux, 353, esquina Merced, del que pronto os hablaré. ¡El plan perfecto!.


Un paseo por Lastarria

Santiago tiene muchas zonas de restaurantes y una de ellas es Lastarria.

El fin de semana pasado fui a conocer un restaurante que me habían recomendado, y antes hicimos una parada en un bar que nos llamó mucho la atención.

Paseando por la calle Merced, y antes de cenar, nos sentamos en la terraza de Mamboleta. Se trata de un bar perfecto para disfrutar un cóctel o copa de vino antes de cenar. Ambiente animado, decoración muy original y, sobre todo, una enorme variedad de cócteles, vinos y cervezas.  

El director del Museo de Arte Contemporáneo, Francisco Brugnol, dijo en una entrevista en la revista Paula: Yo abogo por los bares y en Lastarria no hay muchos. Este llegó hace poco y me encanta porque puedes carretear de pie y tomarte un trago conversando con otra gente”.

Es del mismo dueño de El Ciudadano, del que os hablaré muy pronto. Se encuentra en Merced, 337.

En el número 279 de la misma calle, se encuentra Les Assassins, un restaurante francés que me recomendaron y al que me moría por ir. Parece que, efectivamente, la bistromanía invade Santiago y es que ya son varios los restaurantes franceses que conozco y me encantan.

Se inauguró en 1965, inspirado en un famoso restaurante llamado Aux Assassin, situado en la Rue Jacob en Saint Germain des Près de París. Con esos datos, no podíamos dejar de conocerlo.

Habíamos reservado con antelación, lo que agradecimos al llegar ya que estaba totalmente lleno y súper animado.

Lo que me más me gustó fue su tamaño y decoración: su estética francesa, con manteles de cuadros, velas y objetos antiguos, y sus pequeñas dimensiones crean un ambiente íntimo y acogedor.

La carta no iba a ser menos. Para empezar, y dado que hacía frío, nos decantamos por su maravillosa sopa de cebolla, ¡espectacular!. De segundo tomamos entrecôte con salsa roquefort y el coq au vin, ¡todo buenísimo!.

Me sentí como en casa ya que el ambiente y la cocina hacen que sea todo totalmente casero. En cuanto al precio, unos $ 15.000 persona.


Si vas a ir a Lastarria te recomiendo, sin duda, conocer estos dos pequeños pero increíbles descubrimientos. ¡Te encantarán!

Puerto Varas: La Ollita y La Olla

Uno de los grandes beneficios de vivir en Sudamérica, es la posibilidad de poder viajar y descubrir sitios a los que jamás me habría planteado ir.

Para mí viajar y la gastronomía van siempre unidas. Hace unos meses viajé al sur de Chile, a Puerto Varas. Se encuentra en la llamada Región de los Lagos y me enamoró. Es una pequeña ciudad muy pintoresca y rodeada por un espectacular lago, el lago Llanquihue.

Como no podía ser de otra forma, me informé de los mejores restaurantes de Puerto Varas antes de ir y hubo uno que no podía dejar de recomendaros: La Ollita.

Se trata de un restaurante súper acogedor de comida típica chilena y del sur de Chile. Decoración rústica y cocina contundente, hacen que sea el sitio perfecto para ir con apetito en un día frío. Platos como lomo a lo pobre, diferentes tipos de cortes de carne o buenísimos pescados hacen que salgas más que satisfecho. Además, ofrecen una estupenda selección de vinos y cervezas para acompañar tus platos.

Los dueños de La Ollita tienen otro restaurante llamado La Olla muy cerca. Aunque se come también muy bien, considero que es menos acogedor e íntimo que el primero. De todas formas, si vas a pasar varios días en Puerto Varas, puedes probar la versión "grande" de La Ollita, también te gustará.

La Olla ofrece también una cocina típica chilena con platos como congrio con salsa de centolla, mantequilla y whisky, toda clase de empanadas (de marisco, carne, camarones) y buenísimas carnes como el lomo liso o lomo vetado.

Si tienes pensado ir a Puerto Varas próximamente y te apetece comer o cenar en un ambiente muy íntimo, La Ollita, sin duda, es el sitio perfecto. Se encuentra en la calle Imperial, 695, pegado a un hotel que se llama Puelche.  Te recomiendo reservar, ya que no es muy grande y siempre está lleno. Teléfono +5665234607.

Si te apetece un ambiente menos íntimo y no te importa tanto el ruído, La Olla también te gustará. Se encuentra en Ruta 225 Loteo los Castanos Sitio 1, Puerto Varas.

¡Bienvenidos al Sur!

Doce Trece & Ecléctico

Dejamos a un lado los restaurantes, para recomendaros dónde poder ir después de la oficina a tomarse una cerveza o copa de vino en un ambiente relajado e informal.

Nos vamos a la zona de Tobalaba y es que, como vivo cerca, he podido descubrir muchos sitios interesantes. En la propia Avenida Tobalaba hay una gran concentración de bares para el perfecto y conocido "after office". Hoy os voy a recomendar mis favoritos: Doce Trece y Ecléctico.

Doce Trece lo descubrí hace tiempo paseando por mi zona. Lo que más me llamó la atención fue su grandísima variedad de cervezas, tanto artesanales como nacionales e internacionales. Cuando yo lo conocí, era un concepto más de bar informal y hace poco cambió su imagen dándole un aire más gourmet pero todavía informal.

Su especialidad, como he dicho antes, son las cervezas. Tienen un grifo con 10 tipos de cervezas diferentes, ¡increíble!, además de una carta con variedad de cervezas belgas. Si te gusta la cerveza, sin duda éste es tu sitio.

En cuanto a la comida, la típica de un pub: sándwiches, raciones y hamburguesas. Sus sándwiches son gourmet y están buenísimos. Ofrecen servicio delivery, lo que me parece comodísimo.

En su cambio de imagen, han añadido estufas de calor en la terraza para los días de invierno, ¡perfecto para los fumadores!. Para más información, visita su página de Facebook (aquí) y su web (aquí). Estoy segura de que te va a encantar.

En cuanto a Ecléctico, tiene un concepto diferente. A diferencia de Doce Trece, que es tranquilo y más íntimo, Ecléctico es más animado, con música alta y más grande.

Su carta mezcla platos chilenos, con cocina más internacional y de fusión. Desde ceviches hasta tapas y sushi, ¡tendrás dónde elegir!. En cuanto a la bebida, aunque también tienen cervezas, su punto fuerte son más los cócteles y vinos.

Como ellos dicen; "El Eclecticismo es una doctrina filosófica aplicable a cualquier ámbito del quehacer humano", y es en lo que se basan. Entra es su web para ver su carta. También tienen terraza.

Me encanta tener sitios así cerca de casa y os recomiendo a todos los que me léeis que, si todavía no los conocéis, organicéis vuestro próximo after office aquí.
 
¡Espero que os gusten!